Acerca de las Casas A de Bernardita Bennett

Acerca de las Casas A de Bernardita Bennett

Por Ignacio Rojas.

Dicen que la infancia es la verdadera patria del ser humano. Y es que me parece inevitable ver en las casas A la huella y la permanencia de un paisaje de infancia, aquella que adornaba cada verano el litoral nortino con sus singulares figuras, que vistas desde lejos, daban cuenta de un patrón de pequeñas pirámides que despuntaban sobre la costa. Una huella que aunque perdida en la memoria resurge con la fuerza evocativa de esta serie de imágenes. Estas construcciones no solo escenifican la llegada del verano o la asunción milagrosa de esa “patria” de infancia, sino también un habitar efímero y su consecuente abandono. A quienes han visitado los balnearios de la costa nortina, no les sorprende verlas porque ya son parte de un paisaje y un paradigma. A nadie sorprende tampoco que en estas casas la inclemencia del clima va dejando sus rastros; propiciando el deterioro de su frágil fisonomía.

AI de Bernardita Bennett


Walter Benjamin entendía la historia no como el pasado sino como aquello que está desapareciendo. Y veo en este trabajo de Bernardita Bennett esa impronta, que busca capturar la huella fantasmal de la ruina. Y si bien las casas A todavía sobreviven, lo que parece estar comunicando cada grieta y cada pedazo de pintura descascarada es su indefectible desaparición. La declarada derrota de su ínfima escala ante el panorama portentoso de la naturaleza que las rodea.

Comparte esta nota