Madres e hijas

Madres e hijas

Por Ignacio Rojas.

Sería difícil y extenso abrir un camino que ayude a establecer la importancia de la relación madre e hija en la Literatura, algo demasiado ambicioso para este breve comentario. Y es que sin necesidad de entrar al océano que eso significa, el azar me ha hecho tropezar con numerosas lecturas -desde los más distintos enfoques- que sitúan como eje central ese vínculo tan insoslayable y, por cierto, conflictivo. Como tema parece ser una veta que nunca se agota, dejándonos algunos títulos inolvidables como el retrato que hace Vivian Gornick de su madre en Apegos feroces; o la regeneración de los vínculos aparentemente muertos en la estupenda Me llamo Lucy Barton de Elizabeth Strout o bien la conflictiva y desarraigada relación de Bonnie y Flor en Agua verde, cielo verde el gran debut novelístico de Mavis Gallant. Podría enumerar ejemplos sin parar, cuál de todos más recomendable.

Ella estuvo entre nosotros
Ella estuvo entre nosotros


En el contexto latinoamericano y nacional también hay lecturas que destacan, y por ese motivo hemos seleccionado algunos títulos publicados en el último tiempo que responden con justicia a este tópico. La muy reciente Ella estuvo entre nosotros, aborda, de alguna manera, la llegada de un final y su complejo preludio: la relación de una madre y su hija en medio de una enfermedad terminal que se vive en una cotidianidad aplastante.

Ríos y provincias
Ríos y provincias


Por otro lado, Ríos y provincias de Romina Reyes nos introducen en dos historias, o bien dos mundos, que corren paralelos. Madre e hija, parecen voces distanciadas por el tiempo y el espacio, pero que finalmente transitan las mismas vicisitudes de vida construyendo ambas un paisaje formativo de sus vivencias en un Chile que va desde la dictadura hasta el presente.

Debimos ser felices
Debimos ser felices


Debimos ser felices de la uruguaya Rafaela Lahore, de alguna manera también nos lleva hacia un viaje por el tiempo; el asalto de la memoria a través de tres generaciones: la abuela, la madre y la hija. Esta última es la encargada de indagar en sus historias y en la suya propia. ¿Quiénes fueron o qué les tocó ser? Cómo la historia de una familia se construye en lo que omite y cómo el recuerdo en su fragilidad busca recomponer los fragmentos perdidos. Un novela deslumbrante, hermosa y llena de melancolía.

Eufemismos
Eufemismos


Por último, la recién llegada a librerías, Los eufemismos de la mexicana Ana Negri pone ante nosotros el tema de la carga emocional y los conflictos irresueltos que se heredan y se viven como un lastre insalvable. Clara es el gran eje sobre el que giran las diferentes historias de la novela, y que la sitúan a ella frente a su madre, ésta última víctima de la dictadura militar en Argentina. Su exilio, la sensación de un futuro roto, la justicia no reconocida, sumergen a Clara en vivencias que habita como si fueran propias. Una novela breve e intensa que nos hace preguntarnos ¿cuáles son los hilos invisibles que nos unen a nuestras madres?

Comparte esta nota